Relatos
 
Web www.ergosfera.com
Indice Escritores CF  Artículos Reseñas Microrelatos  Relatos Fotolandia   Bio Historico

 

Llanto de Piedra

Este cuento es mío. Pero también es el cuento de muchos. Es el cuento de todos los autores que leí y me hicieron amar la ciencia ficción. Es el cuento de aquellos con los que discutí en la red algunas de las ideas que aquí aparecen y que aportaron nuevos puntos de vista y nuevas sugerencias sobre las mismas. A todos ellos, con gratitud, dedico este relato

Llanto de piedra

Abro mis ojos en medio de la noche y la encuentro de nuevo, a mi lado. Como siempre. Me siento embriagado por el aroma de su piel desnuda, que duerme tranquila tan cerca de mí. Mi mano se desliza suavemente sobre sus curvas. Dulcemente, intentando no despertarla, la beso con todo mi cariño en el pelo. Sus cabellos me hacen cosquillas en la nariz. Vuelvo a arrebujarme a su lado, colmado de felicidad por su sola presencia. Solo quiero permanecer así, cálido y protegido, para siempre...

Suena el teléfono. La transición del sueño a la vigilia es tan brusca que resulta casi dolorosa. Una luz dorada se introduce a través de las lamas azules de la persiana. El cuarto resulta tan familiar que en cierto modo es como si el sueño continuara y ella estuviera a punto de cruzar el umbral de la puerta tras de mí, vistiendo tan solo una sonrisa pícara en sus labios. Pero el teléfono sigue sonando, un triste recordatorio de todo lo que ha quedado atrás. Hago un gesto con la mano y la habitación se desvanece sin un suspiro. Estoy en medio de la noche, con millones de estrellas brillando a mi alrededor. Un semicírculo de pantallas de presentación de datos se abren ante mí: parece como si media nave requiriese de mi atención en este momento. Activo el icono de inteligencia, que brilla siniestramente con el resplandor carmesí de la señal de máxima prioridad. Las estrellas se desvanecen como antes el cuarto, mientras que el informe resalta, amplifica y dota de contornos a los principales objetos del nuevo sistema solar al que nos estamos aproximando. Un sol amarillo con nueve planetas a su alrededor. Tres gigantes gaseosos y varios mundos muertos. Bostezo aburrido: todo promete una nueva exploración de rutina, unas semanas de rápida deceleración, soltar la factoría automática para montar el Portal y volver a la noche entre las estrellas. Pero entonces la imagen del cuarto planeta salta a primer plano. Aún desde esta distancia, se pueden distinguir los inequívocos patrones de transmisiones artificiales, tiñendo la noche de púrpura a su alrededor. En ese mundo sin nombre, en órbita de una estrella olvidada, de nuevo la tecnología se abre camino hacia las estrellas. Una mano de hielo sube por mi espalda mientras la súbita amenaza pone un sabor metálico en mi boca. El universo ya ha desaparecido completamente de mi alrededor. El sistema solar en el que estamos entrando está cubierto por cientos de señales de colores, con los perfiles de penetración, telemetría, logística..., y yo soy el arquitecto que debe poner orden en medio de toda esa vorágine. Escojo una espiral lenta de entrada, decelerando poco a poco dentro del plano de la eclíptica y cubriendo nuestros pasos cuidadosamente con las órbitas de los planetas y del sol. Una sonrisa cínica asoma a mis labios. Todavía recuerdo mi primera misión, desbordante con el brío del nuevo cruzado dispuesto a domeñar al universo por el bien de su raza. Me creía muy listo, aprovechando que el objetivo se encontraba oculto detrás del sol para frenar a toda la potencia de impulso del motor de fusión. Pero no me dí cuenta de que el resplandor de mi antorcha era tan brillante que iluminaba al resto de los planetas del sistema donde estaba penetrando. El resultado es que cuando salí de la sombra de la estrella ellos me estaban esperando... más de la cuarta parte de mis guerreros quedo esparcida entre los asteroides del cinturón interior antes de someter al enemigo. Ahora soy más viejo y menos impetuoso. Mi espada está menos afilada.. pero es más hábil. Nunca volveré a dejarme atrapar por la impaciencia.

Comunicaciones ha estado enviando los informes de telemetría a Control de Misión. La señal de transmisión pendiente parpadea de un modo casi hipnótico sobre una de las consolas: los hombres de negro quieren hablar conmigo. Que esperen. Todavía estamos demasiado lejos y hay demasiados datos que recoger y analizar antes de tomar una decisión. Un poco de paciencia no les sentará mal. Después de todo, el que va a jugarse las pelotas de nuevo soy yo, no ellos. Sigo sonriendo largo rato mientras las parpadeantes pantallas de información siguen vomitando, incansables, torrentes de datos....

Estoy con mi hermano en el desván de la casa de mis padres. Es un sitio cálido y oscuro, justo bajo el viejo tejado de vigas de madera combadas por los años. Aprovechando unos cartones viejos y unos maderos, nos hemos construido un pequeño refugio. El embalaje vacío de un frigorífico hace de torre y un pequeño laberinto de cajas disimula la entrada. El pasadizo resulta casi sofocante y tenemos que movernos con cuidado para que todo el tinglado no se nos desplome encima. Pero es nuestro castillo, con su torre del homenaje incluida. Y lo hemos construido nosotros.

El entrañable olor del cartón es tan real, que cuando despierto siento el corazón en un puño, atenazado por la melancolía del recuerdo. Odio estos sueños. El pasado está muerto. Mi hermano está muerto, aplastado por una de las primeras piedras que llovieron del cielo, mientras los misiles del mando espacial luchaban por destruir el propulsor de fusión del asteroide principal. Incluso yo estoy muerto, aunque siga llorando por aquellos que ya no están conmigo. Con una sacudida alejo de mí los recuerdos. Tengo que llevar a cabo un trabajo y eso, ahora, es lo único importante. Una vez leí que nadie moría del todo hasta que no se extinguía en el mundo su último recuerdo. Por tanto tengo que permanecer vivo... aunque solo sea para que ellos puedan seguir viviendo.

La nave está casi lista para el combate. He estado recorriéndola, más para aliviar la tensión que otra cosa, pues los diferentes subsistemas son capaces de cuidarse perfectamente solos. Meterse en el cuerpo de un remoto es divertido. Ahora los hay a cientos a nuestro alrededor, revisando y reparando los daños del largo viaje. La "Esperanza de la Humanidad" tiene forma de lágrima, con las espiras superconductoras de la draga magnética en la parte más ancha. Inmediatamente detrás, el motor de fusión, seguido del largo tubo del escape dotado de un blindaje magnético destinado a minimizar la apertura de nuestras emisiones. Durante años, la draga ha estado recogiendo el deuterio interestelar y almacenándolo como combustible. Ahora los depósitos están rebosantes..., listo para enfrentarnos a lo que podamos encontrar.

Hubo un tiempo en que en el exterior brillaban los alegres colores de la enseña de la Unidad. Pero los largos años de abrasión han pulido la negra superficie del casco hasta convertirlo en un espejo oscuro que refleja la luz de la estrellas de alrededor. Ahora el destructor es solo una oscura lágrima envenenada, parte del llanto de piedra con el que la humanidad ha anegado el universo a su alrededor. Y ese torrente, dentro de nada, se llevará por delante un sistema estelar más. Ad maiorem Dei gloriam....

Comunicaciones ha estado verificando los pares Einstein-Rosen-Podolski del sistema LEAP. La magia de la comunicación instantánea con el sistema Tierra continua viva. En cuanto las sondas robot construyan la estación, el LEAP podrá comenzar a recibir y transmitir información sin un retraso aparente. Y los humanos podrán viajar entre las estrellas, aunque sea en forma de datos, para venir a colonizar este sistema. Pero para eso alguien tiene que llevar los pares sintonizados hasta el punto de destino. Y ahí es donde aparece mi nave, y su interminable deambular a través del vacío del espacio. Largo y solitario camino sin fin, que no conduce a ninguna parte...

La siguiente visita es más siniestra. Las naves de los guerreros son como la "Esperanza"... pero más letales. Delgadas agujas negras, lisas, mortíferas como dardos envenenados con el veneno de la hidra. Y los guerreros que las pilotan, que viven por y para ellas, me producen escalofríos. Inertes masas de metal, compactos bloques de acero preparados para soportar las mayores aceleraciones, un día fueron humanos. Pero ya no son. Todas sus mentes funcionan como una sola mente y sus pensamientos son cada día más y más ajenos a los de aquellos que los crearon. Solo su código de honor y su inquebrantable lealtad me recuerdan que no estoy tratando con un enjambre de máquinas asesinas. Pero hasta ellos están cansados. Son muchos años batallando de estrella en estrella, sembrando portales para que la humanidad pueda esparcirse por la galaxia y nadie pueda volver a expulsarnos del universo arrojándonos una piedra. Son muchas décadas combatiendo contra un enemigo sin rostro, viendo como poco a poco los compañeros desaparecen en un relámpago de luz en medio de la impenetrable oscuridad, estrellas cegadoras iluminando la noche en un breve estallido de gloria. Y llega un momento en que incluso la venganza pierde su sabor y todos los estandartes parecen vacíos y vanos. Como dijo el bardo, llega un momento en el que a uno solo le apetece dormir, soñar, olvidar.... morir.

Sopla el viento en lo alto de la montaña. El cielo es de un precioso azul oscuro, apenas teñido de rosa por el resplandor del próximo anochecer. Sobre el horizonte se alzan los inmensos pilares de unas nubes blancas. Podría pasarme horas contemplándolas, viéndolas girar y retorcerse bajo el embate del viento, cambiando de forma delante de mis ojos como castillos de algodón sobre un valle de sombras...

Mi peor enemigo es la soledad. Tampoco es que tenga mucho tiempo para sentirme solo. Supervisar la nave es una tarea agotadora. Son muchos años de navegación, de batallas, de desgaste continuado. El LEAP puede transmitir toda la información del mundo en tiempo cero. Pero no puede sustituir una tuerca que se desgasta, un componente que se avería, un módulo que de repente decide rendirse a la eterna lucha contra la entropía y dejar de funcionar. Somos un fénix que se reconstruye a sí mismo entre las cenizas de su destrucción. Pero es una lucha perdida: algún día un componente crítico fallará y la nave morirá y yo con ella. Pero ese día todavía está lejos...

Además, también están las interminables sesiones de simulador, volviendo a pelear batallas olvidadas, intentando corregir y eliminar los viejos errores. O los ratos compartidos en el peculiar universo de los guerreros, esas luchas contra naves precisas como las máquinas que las pilotan que siempre estoy condenado a perder, pero a las que no renunciaria por nada del mundo.

También tengo la posibilidad de conectarme a la red de comunicaciones de la Tierra, y pasar horas y horas empapándome de los nuevos avances de una cultura floreciente que ha quedado atrás. La Red es algo infinitamente más rico y poderoso que la que yo conocí: literalmente, hay momentos en que todo el mundo reposa sobre la palma de mi mano. A veces, cuando me siento solo, me conecto al chat. Suelo quedarme callado, en silencio. Después de todo, no puedes entrar diciendo que eres una nave espacial a varias decenas de años luz del planeta: es poco probable que alguien te tomase en serio. Pero me gusta escuchar sus voces, sus comentarios, sus risas. Me recuerdan todo aquello que he dejado atrás y todo aquello por lo que, en el fondo, ahora estoy peleando.

Pero siempre llega un momento en que no queda nada más que hacer, nada más que decir, tan solo sentarse a contemplar la inmensidad del espacio. Entonces me gusta cerrar todos los canales y charlar con las otras naves que deambulan conmigo entre las estrellas. Compartir sus visiones, sus sueños. Las maravillas que han encontrado, los extraños mundos descubiertos bajo la luz de otros soles. Comentar las batallas, restañar las heridas. O simplemente volver al cuarto azul de persianas azules a contemplar el rostro del universo mientras la música de un compositor muerto hace siglos sopla como un viento de otoño para avivar la llama de los recuerdos...

Recuerdos. Tantos recuerdos. Un paseo entre las montañas dormidas al lado de mi pueblo. El peso del silencio, solo turbado por el sonido de nuestros pasos sobre la piedra. El muro, un día enhiesto y ahora derruido al lado del camino. El pozo ancestral en el fondo del valle, el pequeño pinar oculto en la cañada. Recuerdos. Noches de pasión en la huerta, bocas buscándose en la oscuridad, apenas contenida la marea de su deseo. Recuerdos. Un fogonazo blanco sobre la cara azul del planeta y un torrente de lágrimas imparables, eternas. Todo el dolor del mundo en mi alma ante la insoportable certeza de que con ese resplandor, todo aquello que amé había muerto. Recuerdos....

Estoy solo. A mi alrededor, los gastados bloques de granito duermen sobre la verde hierba su sueño de milenios. El circulo de piedras reposa en el claro su duermevela sin fin. Como un ojo abierto a la eternidad. Como un guardián que todavía custodiase secretos que no debieran ser contados. El bosque a mi alrededor esparce una luz verdosa que contribuye todavía más al carácter fantasmagórico de la escena. Al poco tiempo, les veo acercarse con pasos cautelosos. La oscura mesa de conferencias en medio del círculo resulta incongruente, una pesadilla tecnología en medio de todos aquellos misteriosos legados de la historia. El alfa y el omega. Un escenario muy apropiado para la reunion.

Todos están ya sentados. Las pantallas de comunicaciones iluminan sus rostros. Ocupo mi sitio en la cabecera de la mesa. Una a una, escruto sus caras. En el fondo, en esta mesa no existe ni un solo ser humano. Todos somos asesinos despiadados capaces de hacer cualquier cosa... sin pestañear siquiera en el intento. Pero algunos estamos más cansados que otros.

- Creo que no deberíamos destruirlos

Algunos rostros se crispan. Otros sonríen.

- ¿Por qué?.

El general, con su uniforme negro tachonado de cintas de colores, me mira como si fuera un extraño insecto que ha osado turbarle.

-No existe evidencia de que sean una colonia del enemigo. Sus emisiones radioeléctricas no coinciden absolutamente con las bandas asociadas a su tecnología.

- ¿Pero no estamos seguros de que no lo sean, verdad?

Se que todo esto no ha de servir para nada. La decisión está tomada, se tomó hace miles de millones de años cuando el primer pez se comió al otro pez que tenía al lado para sobrevivir. Pero tenía que intentarlo. Tenía que intentarlo...

- No. No estamos seguros

- ¿Y que curso de acción propone, comandante?

Un sutil golpe bajo. Hacia años que nadie me llamaba comandante...

- Podríamos soltar una factoría automática defendida por un escuadrón de guerreros. En un par de años tendríamos un portal operativo en órbita del principal gigante gaseoso. Los que lo atravesasen podrían ocuparse del tema del primer contacto...

- ¿Ha sido usted detectado, comandante?

El ayudante del general parece una comadreja delgada dispuesta a devorar mis tripas.

- Por supuesto que no. Si así hubiera sido, esta reunión no tendría sentido ¿verdad?

Algunos en la mesa sonríen. La idea de la misericordia asoma a sus rostros, resulta atractiva a sus mentes. A lo mejor este mundo todavía consigue tener una oportunidad...

-¿Puede usted garantizar que no será atacado durante su salida del sistema?

- No....

- ¿Puede usted garantizar que el Portal no será atacado?

- No...

- ¿Está usted sugiriendo que dejemos un Portal en un sistema posiblemente hostil?. ¿Tiene usted idea de qué es lo que sucedería si esa tecnología cayese en manos de nuestros enemigos?....

-Solo creo que tienen derecho a una oportunidad.

La representante de la Unidad me mira con el rostro triste.

- Nosotros también teníamos derecho a una oportunidad, pero nos la negaron....

La amargura me atenaza el alma. En el fondo llevan razón, por supuesto. Se trata de comer, o ser comido. El universo es una fiera insaciable: solo los mas duros, los mas despiadados, pueden sobrevivir entre las estrellas. Y siempre tendremos los cráteres arrasados de nuestras propias ciudades para recordarlo...

La discusión continua durante horas, pero ya no tiene sentido. No puedo salir del sistema sin que me vean. No podemos dejar un Portal porque resultaría vulnerable durante la fase de construcción y si no creamos el portal no podremos establecer una base y no podremos defender el sistema para detener la expansión de nuestros enemigos. Toda nuestra línea de defensa será más débil. Y la supervivencia de la especie es lo primero.

Cuando termina la reunión siento mi corazón muerto. Pero lo que tenga que hacerse será hecho.

La colina sigue siendo una colina. Pero mi casa ya no está sobre ella. Hasta donde alcanza mi vista solo veo pilas de cascotes, ladrillos, columnas de humo que se alzan hacia un cielo perennemente gris. Me siento vacío, destrozado, muerto como todo lo que me rodea. Hubo un día en que en este páramo vivían cinco millones de personas. Ahora, solo quedan los muertos.

La venganza borbotea en mi pecho. Esto no quedará impune. Igual que nuestras defensas dieron cuenta de la nave principal, borraremos del universo a los que nos han hecho esto. Solo así podrán descansar nuestros muertos...

El planeta se alza como una gema blanca frente a la nave. No quiero verlo. Me refugio en el universo que conozco de símbolos, de flechas, de luces. Soy implacable, pero no soy un asesino. Cuando era niño me gustaba matar. Salía con mi carabina y me pasaba la tarde matando pájaros. Ni siquiera era capaz de comerlos: la excitación de la caza era como un vino fuerte que se subía a la cabeza. Una mañana, algo grande y oscuro se posó en un árbol delante de mi mira. Sin pensar, apreté el gatillo. Pero cuando fuí a cobrar mi presa me encontré con un hermoso halcón agonizando en el suelo. Sus ojos me miraban, sufriendo, preguntándome porqué. Hice lo que tenía que hacerse y apreté el gatillo una y otra vez hasta que dejó de moverse. Pero no volví a cazar nunca más.

Uno puede destruir mundos, pero siempre que no tenga que ver el rostro de los que mata. En la pantalla de un ordenador, uno puede masacrar planetas, destruir naves, arrasar estrellas. Porque no te das cuenta de que esas naves están pilotadas por seres como tu, y en esos planetas viven seres que respiran y comen y aman como tu lo hiciste. Pero yo se porque estoy aquí. Estoy aquí porque soy un asesino. Estoy aquí porque solo juego para ganar, y siempre gano. Y además, después de todo, ni siquiera estoy vivo.

Lanzo los escuadrones de guerreros contra el planeta que duerme. El resplandor del reactor de fusión destellando en toda su gloria será el heraldo de que el ángel de la muerte ha caído entre ellos. Verdaderamente, el nombre de esta nave es idiota. Yo no soy la esperanza de nadie, solo soy la guadaña con la que mi especie se hace sitio en la galaxia. Así que desde ahora escogeré un nombre más adecuado a mi verdadera misión. Desde ahora, me llamaré Azrael...

 

© Cristóbal Pérez-Castejón Carpena Julio 1999
 

Diagrama de la nave  Circulo de piedra
 

 

© Cristóbal Pérez-Castejón Carpena  2003-2004 Ultima actualización 08-11-2004