Reseñas
 
Web www.ergosfera.com
Indice Escritores CF  Artículos Reseñas Microrelatos  Relatos Fotolandia   Bio Historico

 

Un verano infinito

20-10-1999 cienciaficcion@onelist.com
 

Para el que sabe buscar, en un buen libro puede encontrarse cualquier cosa. Los hay alegres como castañuelas, que elevan el espíritu y nos hacen volar. Los hay tristes, que llenan nuestra alma de sombras y nuestros ojos de lagrimas. Hay libros en los que la acción te arrebata y libros que son tan solo pensamiento, arquitecturas abstractas de la mente que los escribió... "Un verano infinito" es, ante todo, un libro hermoso. Es hermoso porque esta muy bien escrito, con una prosa muy cuidada. Pero también es hermoso por su especial sensibilidad, por el modo en que juega con los sentimientos de los personajes al tiempo que es capaz de recrear un mundo complejo y muy interesante.

Como toda colección de relatos, en "Un verano infinito" se da una amalgama de diferentes temas... que sin embargo presentan una coherencia perturbadora. Aunque cada relato es independiente, entre las palabras que los forman uno es capaz de percibir un universo fascinante. Una sociedad tecnológica capaz de aparejar naves interestelares y viajar por el tiempo coexiste con una estética propia de principios de siglo, y con una guerra despiadada librada con armas psicotrópicas que se prolonga infinitamente a través de los años. En este libro, uno puede descubrir referencias a muchos otros universos de ficción... la contienda impersonal entre dos enemigos que en el fondo no se diferencian en nada recuerda fuertemente a "1984". Los
ubicuos aparatos de observación, supresores de toda forma de intimidad, tienen un aroma inconfundible a "Luz de otros días". Las armas psicotrópicas, capaces de destruir las mentes de los individuos afectados con la fuerza de sus alucinaciones, tienen un eco a la Europa desquiciada y pervertida de "A cabeza descalza". Y sin embargo, la hermosa prosa de Priest y su especial sensibilidad crean un ambiente propio y muy personal dentro de ese universo.

Otra característica de toda buena colección de relatos es la posibilidad de que cada lector sea capaz de encontrar, dentro de la oferta contenida en la misma, al menos un cuento que colme sus expectativas al acercarse al libro. La verdad es que para mi esta obra pone el listón muy alto. "Rameras" ofrece una interesante perspectiva sobre una guerra inmisericorde librada con armas destinadas a destruir lentamente la mente de los afectados por las mismas. "La negación", trata sobre la problema de definir quien es el enemigo real y porque se pelea sobre el campo de batalla. "El observado" ofrece un
interesante análisis sobre el papel del observado y el observador de un determinado fenómeno, con un dilema que, al menos para mi, recuerda fuertemente a algunas de las obras de Borges. Pero cuando en el futuro rememore este libro, lo haré, sobre todo, por dos de los relatos que
contiene: el que da nombre a la obra y "Vagabundeos pálidos". Ambos tienen una ambientación semejante, con fuertes reminiscencias al siglo
XIX. Ambos tienen también una temática muy parecida: una historia de amor dentro del contexto de un viaje temporal, muy al estilo de "Por
el tiempo", de Silverberg. Y ambos están excelentemente resueltos. El final de "Un verano infinito", la historia de la pareja de enamorados
atrapados en un campo de éstasis temporal en el contexto de la segunda guerra mundial, es simplemente precioso. Y los bucles temporales en
los que se desarrolla la historia de amor de "Vagabundeos pálidos", están tan bien resueltos, al menos, como los de "Todos vosotros,
zombis"... pero desde una perspectiva y una sensibilidad radicalmente diferentes a la del relato de Heinlein.

Quien busque una obra de evasión, una lectura fácil e intrascendente, no se sentirá particularmente reconfortado con "Un verano infinito". En cambio, el que busque una prosa hermosa, con unas historias con sentimiento y sin embargo, con una coherencia a toda prueba, disfrutara, sin duda, con la lectura de este libro

 

© Cristóbal Pérez-Castejón Carpena 1999

 

 

© Cristóbal Pérez-Castejón Carpena  2003-2004 Ultima actualización 08-11-2004