Reseñas
 
Web www.ergosfera.com
Indice Escritores CF  Artículos Reseñas Microrelatos  Relatos Fotolandia   Bio Historico

 

La fuente del Unicornio

26-3-2000 cienciaficcion@onelist.com
 

Hay libros que pasan por nuestra vida como un viento helado del
invierno, dejando una capa de fría tristeza en nuestra alma. Hay
libros que soplan como el viento del otoño, y entre el rumor de las
hojas caídas podemos escuchar el suave murmullo de la melancolía.
Otros, en cambio, son como una brisa de primavera, cargada de aromas
de vida. "La fuente del unicornio", de Theodore Sturgeon, es uno de
estos últimos. Entre sus páginas, el lector puede ver aletear la magia
con la que el autor ha impregnado sus palabras. Y después de unos
cuantos relatos, resulta difícil escapar de su hechizo.

En efecto, una de las cosas que más llama la atención de esta
colección de relatos es la perfección con la que el autor juega con
las palabras. Sturgeon utiliza una prosa detallista, delicada, que en
ocasiones roza lo poético: algunas de sus imágenes resultan
francamente hermosas. Pero al mismo tiempo no falta un punto de dureza
en la mayor parte de los cuentos: el latido de la vida real se percibe
claramente por debajo de las bellas palabras y pone un excelente
contrapunto a las mismas.

Otro elemento destacado es lo mucho que se percibe del autor entre las
paginas de este libro. Es un efecto secundario de cualquier
recopilación, pero la repetición de determinados referentes a lo largo
de la obra resulta sumamente reveladora en este punto.

Por último, uno de los factores más interesante de esta antología es
la amplitud de temas que aborda. "La fuente del unicornio" es un
caleidoscopio en el que brillan multitud de géneros bien dispares,
todos ellos excelentemente resueltos.  Por ejemplo, la fantasía está
perfectamente representada con el relato que da nombre al libro, un
delicado cuento de hadas en el que no falta, como arriba apuntábamos,
el toque de dureza de la realidad. El terror también tiene su sitio en
esta selección. Así, "Una manera de pensar", ofrece una fantástica
variación sobre un tema vudú. "El osito de felpa del profesor" trata
sobre un caso de vampirismo bastante peculiar y "Fluffy", un divertido
relato destinado a hacer reflexionar a los amantes de los gatos.
"Cicatrices", en cambio, es una épica historia de vaqueros, narrada de
un modo completamente épico... y con un final  tan descarnado que casi
parece un anticlímax del resto de la historia.

También podemos encontrar relatos que podríamos clasificar de ciencia
ficción, como el melancólico "Un plato de soledad" o "El mundo bien
perdido", donde se lleva a cabo un cáustico análisis de los prejuicios
sexuales entre dos razas extraterrestres. Y el autor incluso se atreve
con la novela negra, como en "Muere maestro, muere" -la estructura
narrativa de este relato es una autentica maravilla, con esa alusión a
los gusanos de la primera página que mantiene en vilo la curiosidad
del lector casi hasta el final de la narración- o el inquietante
"Compañeros de celda", con un profundo sabor a "Expediente X" cuyo eco
también puede percibirse en otras narraciones como "Sexo opuesto" o
"No era sicigia". Sin olvidar esa pequeña maravilla llamada "Las manos
de Bianca", un relato intemporal cuya sola lectura merecería la
adquisición de este libro.

En resumen: una excelente colección de cuentos, magníficamente
escritos y de una amplia temática, que dejan casi siempre un sabor
agridulce en la boca del lector.

© Cristóbal Pérez-Castejón Carpena 2000

 

© Cristóbal Pérez-Castejón Carpena  2003-2004 Ultima actualización 08-11-2004