Resenas
 
Web www.ergosfera.com
Indice Escritores CF  Artículos Reseñas Microrelatos  Relatos Fotolandia   Bio Historico

 

Declara

Declara

La vida de Andrew Hale siempre estuvo marcada por un extraño destino. Nacido en Palestina y bautizado en el Jordán, fue reclutado por el SOE británico a la tierna edad de siete años debido a sus peculiares potencialidades. Características que terminaron por llevarle, al cabo de los años, a una sobrenatural misión en las laderas del monte Ararat.

Declara presenta una curiosa mezcla de la mas clásica novela de espia con otra cuajada de elementos sobrenaturales. El resultado resulta, como mínimo, muy meritorio. La novela se desarrolla de un modo bastante equilibrado: al principio, el elemento de espionaje es claramente dominante y lo sobrenatural es poco mas que una nota al margen en las peripecias del protagonista. Sin embargo, conforme avanza la obra ese elemento sobrenatural gana mas y mas peso, hasta terminar dominando completamente la narración. Esta mezcla además esta claramente apoyada por la estructura narrativa escogida por el autor, formada por continuos flashback de la vida del protagonista que se entrelazan con enorme habilidad con la trama principal de la historia y los recuerdos de los personajes fomentando un interés siempre creciente en el desarrollo de la narración.

Otro elemento que llama poderosamente la atención en esta obra de Tim Powers es el cuidado trabajo de documentación y ambientación. La novela contiene tantos elementos reales y realistas que durante muchas paginas resulta francamente difícil distinguir realidad de ficción. En estas condiciones, el grado de plausibilidad que se alcanza es altísimo -al menos hasta que los elementos sobrenaturales comienzan a dominar la narración- y como ejercicio para explicar algo que podría haber sido desde luego resulta extraordinariamente atractivo.

Pero precisamente por el cuidadísimo trabajo de ambientación resultan bastante chocante algunos errores menores incluidos en la obra. Por ejemplo, las superfortalezas B29 no eran las que bombardeaban todas las noches Berlín y las únicas bombas alemanas que emitían un sonido petardeante eran las V1, no las V2 (que al ser supersónicas eran completamente silenciosas: la primera noticia que se tenia de las mismas era su explosión). La repetición de las referencias en varios puntos de la novela descartan el error tipográfico. Desgraciadamente, la existencia de este tipo de deslices hace pensar si el resto de la aparentemente cuidada historia será en realidad tan sólido como aparenta.

Otro problema quizás procede, curiosamente, de la propia maestría narrativa a la que hacíamos referencia mas arriba. El "misterio" de la novela se plantea de un modo tan sutil, despertando el hambre y la curiosidad del lector, que cuando el mismo resulta finalmente revelado la verdad desnuda no deja de ser, hasta cierto punto, excesivamente prosaica. El elemento fantástico en algún momento también da la clara impresión de desabarrar bastante y en cualquier caso en muchos momentos no llega a estar a la altura de la narración de espionaje que se ha desarrollado hasta ese punto, que si suele funcionar como un reloj perfectamente ajustado. Y en mi opinión el epilogo de la narración queda bastante fuera de lugar, fruto mas bien de intentar cerrarlo todo con un final presuntamente feliz que de otra cosa. Por ultimo, aunque los personajes "históricos" de la obra están soberbiamente perfilados, otros papeles, sin embargo, aparecen como excesivamente difuminados. Especialmente el personaje de Elena, en concreto, no termina de adoptar una caracterización demasiado clara ni de su personalidad ni de sus motivaciones y en algunas ocasiones parece dar la impresión de aparecer tan solo en la trama para formar el contrapunto amoroso del protagonista.

En cualquier caso, Declara es una obra particularmente recomendable en la que tanto la maestría de la narración de espionaje como la curiosa mezcla con los elementos fantásticos que presenta pueden fácilmente cautivar la atención de cualquier lector.
 

((C) Cristóbal Pérez-Castejón Carpena 2003

 

© Cristóbal Pérez-Castejón Carpena  2003-2004 Ultima actualización 08-11-2004